Viaje al pasado: tienda “Ultramarinos Alberto Gallo”

Una de las buenas iniciativas que se han desarrollado últimamente en Cervera de Pisuerga es la celebración de la Feria de Ramos. La Asociación de Comercio e Industria de Cervera ha apostado por desarrollarla desde hace varios años  y me parece necesario felicitarles, así como animar a su equipo directivo a que continúen en la misma línea en el futuro. Independientemente de lo que se haga desde la Asociación, todos nosotros, cada uno en la medida de nuestras posibilidades, podemos aportar nuestro granito de arena para conseguir que la Montaña Palentina se promocione y, en consecuencia, se desarrolle; posiblemente sea este uno de los principales ejes para lograr un futuro más prometedor que el actual para la comarca.

No obstante, esta entrada del blog no va dedicada al certamen de este año en términos generales, sino a uno de los eventos que han tenido lugar por primera vez en el programa. El tema central de la Feria giraba este año en torno al comercio tradicional, y se ha plasmado en la magnífica idea de abrir al público una tienda antigua, una de aquellas que tantas veces hemos visitado de niños, jóvenes o adultos…..eso dependerá de la edad de cada uno!!

Anuncios publicitarios

Anuncios publicitarios

En esta ocasión se abrió al púbico la tienda de Ultramarinos  Alberto Gallo, situada en el centro de la población de Cervera; desde el momento en que me enteré de la apertura de la tienda el pasado sábado durante un par de horas únicamente, tenía muy claro que quería visitarla; este comercio llevaba cerrado al público desde 1991 y era una ocasión única para trasladarse en el tiempo a la España de hace un siglo; sus  orígenes datan de 1890, con lo que su trayectoria es más que notable.

El mismo nombre de “tienda de ultramarinos” ya evoca un viaje al pasado, donde podemos contemplar mil y un artículos que formaban parte de la vida cotidiana de los habitantes de la montaña desde principios del siglo XX; tal y como figura escrito en una felicitación navideña expuesta, se trataba de un “Almacén de Coloniales” donde se vendían “Aceites, Coloniales, Vinos, Aguardientes y Sal. Hierros comerciales, Chapas y Aceros-Callos, Herraduras y Clavos para herrar. Ejes y bujes para carros, Ferretería, Paquetería, Quincalla, Bisutería, Perfumería, Loza, Cristal y Batería de Cocina”. Ahí queda eso…..nada más y nada menos!!!!

Felicitacion navideña

Felicitacion navideña

Me llamaron la atención en este precioso local multitud de artículos, de los que te muestro algunas fotografías, pero quizás destacaría los siguientes:

  • Infinidad de artículos y útiles relacionados con la alimentación (bacaladera, básculas y romanas, artilugios para llenar garrafas con aceite, etc). Algo curioso fue la herramienta con forma de rodillo que servía hace varias décadas para remover y preparar el chocolate, de las que se regalaron algunas a los visitantes (por cierto, muy buen detalle).
    Pesaje en zona de alimentacion

    Pesaje en zona de alimentacion

    Rodillos chocolate

    Rodillos chocolate

  • Artículos de vestimenta y calzado (las albarcas, siempre representativas de la comarca montañesa)
    Vestido

    Vestido

    Albarcas

    Albarcas

    Moda femenina

    Moda femenina

  • Artículos de tabaco y útiles para el fumador (mecheros, cargadores de gasolina, etc.)

    Tabacos y accesorios

    Tabacos y accesorios

  • El libro de contabilidad del comercio, que data del año 1905. Realmente me pareció una maravilla, con una caligrafía impecable.

    Libro de Contabilidad (1905)

    Libro de Contabilidad (1905)

  • Cartillas de racionamiento, una de ellas de 1943, que me resultó especialmente curiosa por las innumerables veces había oído hablar de ellas a mi abuela.
    Cartilla de racionamiento

    Cartilla de racionamiento

    Cupones cartilla racionamiento

    Cupones cartilla racionamiento

  • Innumerables artículos de ferretería de la época.
  • Venta de licores (anís, aguardientes, coñac, etc.).
    Botellas de licores

    Botellas de licores

     

Para finalizar, quiero agradecer la gran amabilidad de Olegario y su hijo al contarme muchas cosas relativas a los artículos expuestos;  el entusiasmo que transmitía Olegario al mostrar cada uno de los objetos de la tienda hizo que mi visita fuera más divertida y más sorprendente si cabe; ambos estuvieron pendientes de darnos cuantas explicaciones consideraron oportunas, y eso es algo que quiero destacar y elogiar desde este blog personal.

Olegario, un perfecto antitrión

Olegario, un perfecto antitrión

Desconozco si fuiste de los afortunados en ver la tienda; si no fue así, espero  que este artículo te pueda servir para hacerte una ligera idea de lo que pudimos ver los asistentes….fue una buena experiencia, sin duda alguna.

Esperemos que actividades similares sigan desarrollándose en los próximos años porque pude percibir claramente, por las caras y los gestos de las personas que estaban a mi alrededor, que este tipo de iniciativas son muy apreciadas por el público.

Sigue tu norte!!!

 

 

 

 

4 pensamientos en “Viaje al pasado: tienda “Ultramarinos Alberto Gallo”

  1. Fernando Dominguez

    Me parecen iniciativas totalmente encomiables! Me fascina sobre todo lo de la perfecta caligrafía, todo un arte.
    PD: a mi madre, que le he enseñado el artículo, también le ha gustado. Todo el rato me decía, «pero esto, quién lo ha escrito?, ¿C……? donde lo pone? » sigue tu Norte!!

    Responder
    1. César Autor

      No está abierta; solamente se pudo visitar durante un día concreto de la Feria de Ramos; fue un hecho excepcional. Ojalá algún día pueda repetirse.
      Saludos, Gonzalo.

      Responder

Deja un comentario