Una grata sorpresa: Salinas de Pisuerga

Hace algunas semanas visité uno de los pueblos que aún no conocía de la zona norte de Palencia; se trata de Salinas de Pisuerga. En realidad, había pasado innumerables veces a escasos metros de esta localidad, dado que se ubica al pie de la carretera que une Cervera de Pisuerga con Aguilar de Campoo, pero nunca había surgido la ocasión de dedicar un par de horas a conocer este pueblo….y te aseguro que merece la pena. Por eso he querido reflejar en este artículo mis impresiones.

Como mencionaba más arriba, el pueblo se divisa desde la carretera, aunque debo decir que una vez recorrido en toda su extensión me pareció algo mayor de lo que me imaginaba en un principio; la carretera circunvala el pueblo por su lado norte, y dado que está situado en una planicie únicamente podemos contemplar la parte que linda directamente con la misma; pero hay más…

Lo primero que hice fue visitar la iglesia, todo un clásico en las visitas turísticas a los pueblos, aunque quiero enfatizar que en muchos pueblos de la Montaña Palentina la contemplación de la iglesia ya merece por si sola esta visita. En el caso que aplica, me sorprendió su tamaño; lo primero que pensé fue “vaya pedazo de iglesia que tiene este pueblín”…..así, literalmente. El pueblo es de un tamaño aceptable, en comparación con lo que es el estándar de los núcleos urbanos en esta zona; estamos hablando de que actualmente tiene unos 360 habitantes censados (según datos de 2013), lo que hace que esté por encima de la media. En la iglesia de San Pelayo destaca sobre todo su robustez: tiene una torre adosada al cuerpo principal que hace a la vez de pórtico, mientras que a través de los arcos de medio punto situados en su base se accede al templo; me pareció una preciosidad. Además está situada en una plaza de buen tamaño, con un precioso árbol casi al pie de la entrada (creo recordar que era un roble), y que por los años que tiene tendría muchas cosas que contar…

Salinas de Pisuerga Iglesia de San Pelayo

Iglesia de San Pelayo (Salinas de Pisuerga)

En cuanto al interior no puedo dar mi opinión, por la razón que ya te imaginas (justamente: estaba cerrada!!!), lo cual me sirve de perfecta excusa para visitarla cualquier otro día, pues he leído que posee unos retablos muy interesantes y una cruz latina que formó parte de la exposición “Las Edades del Hombre” celebrada en Palencia en 1999.

Una vez visto el “exterior” de la Iglesia, me dirigí a la zona del río. En un día claro y soleado como el que yo disfruté es una gozada contemplar el puente sobre el Rio Pisuerga; es de piedra, con nueve ojos y data del siglo XVI. Es una maravilla, porque ofrece unas vistas estupendas tanto del río como de los árboles de ribera que lo rodean. Por cierto, me recordó mucho al llamado “Puente Viejo” sobre el Río Carrión que existe en Saldaña (me suelo acordar bastante de mi pueblo, qué le vamos a hacer…).

Salinas de Pisuerga Puente sobre el Río Pisuerga

Puente sobre el Rio Pisuerga (Salinas de Pisuerga)

Además, el entorno del puente dispone de una zona de “recreo/merendero” pegada a la orilla, que es estupenda para tomar un refrigerio o comerse un contundente bocadillo, como hizo el que escribe esta breve crónica, mientras se olvida uno de todo viendo correr el río a nuestros pies…..recomendable el sitio, ya lo creo.

Salinas de Pisuerga Zona recreo

Zona de recreo (Salinas de Pisuerga)

Una vez pasado el puente, existe un panel informativo que señala una ruta para hacer en bicicleta (o caminando) que va desde Vado hasta Aguilar de Campoo; no la he hecho, pero como todo lo supone combinar deporte y naturaleza me parece irresistible, me lo tomo como una tarea pendiente….ya te contaré la experiencia!!!

Por último, quise ver de cerca algo que siempre me había llamado la atención al divisarlo desde el coche mientras conducía por la carretera que bordea Salinas: la estación del tren FEVE. Cada vez que la veía me recordaba la estación que aparece en la película “El milagro de P Pinto”, aquella donde pasó la infancia el protagonista junto con sus padres, y por la que pasaba “uno o ningún tren al año”…¿la recuerdas?. Se trata de una estación de un tamaño muy reducido, similar al de muchas viviendas, que se encuentra situada en el medio de la nada; parece una estación de tren de juguete, aunque realmente era una de las paradas del Tren de la Robla. Queda retirada del centro del pueblo, pero a mi me resultó muy curioso y atractivo estar en el andén de esta estación tan “especial”.

Salinas de Pisuerga Estación FEVE

Estación FEVE (Salinas de Pisuerga)

Antes de dejar Salinas, me di un buen paseo por sus calles, con las encantadoras casas de piedra tan típicas de la comarca, junto a otras de diseño más moderno pero que “en general” no desentonan con el entorno….alguna excepción hay, pero es muy poco representativa sobre el total.

Con esto finalizado esta pequeña reseña de mi recorrido por Salinas de Pisuerga, que recomiendo visitar a quien no lo conozca. Volveré pronto, pues tengo dos tareas pendientes, como señalé arriba: visitar el interior de la Iglesia de San Pelayo y hacer la ruta en bicicleta que pasa por esta bonita localidad. Te mantendré informado/a…..

Sigue tu norte!!!

7 pensamientos en “Una grata sorpresa: Salinas de Pisuerga

  1. Ferni

    Preciosa la iglesia

    Eso es un Apeadero, como el que hay en Bercianos (rehabilitado y convertido en “museo”), no se le puede llamar “estación”, jeje

    Ah, y en el de P.Tinto el tren pasaba cada 25 años!!! y no paraba…… jajajaja

    Escena: (pasa el tren a toda velocidad (más que un AVE)
    – P.Tinto: ” Ah, que no para? ”
    – Vendedor: “para qué? si pasa cada 25 años!!!”

    Responder
  2. Mª Ángeles Barón Marcos

    ¡Hola ! Acabo de darme cuenta de que desconozco totalmente la iglesia de Salinas, a pesar de ser un pueblo al que he ido cientos de veces, así que habrá que solucionarlo. Saludos

    Responder
    1. César Autor

      Hola, Mª Angeles
      Ya me contarás si el interior de la Iglesia merece la pena….eso, si no voy yo antes qe tú….jejeje.
      Saludos.

      Responder
  3. IÑAKI TORICES

    Hola:
    Por casualidad he encontrado este blog tan interesante y como autor del blog “Amigos de Salinas de Pisuerga”, en primer lugar quería felicitar al autor de este espacio tan interesante y además, indicar que en el blog indicado voy a establecer un enlace al mismo para que puedan llegar un poco más allá los mensajes y artículos que se van generando.
    Me ha encontado el artículo sobre Salinas. Es una visión detallada del que visita por primera vez este pueblo, pero hay mucho más por descubrir. Esta iglesia está muy vinculada a los Virreinatos de Nueva España y Perú, en concreto delante del altar, bajo dos lápidas, se hallan, al menos las armas y ropas de Luis de Velasco y de su hijo Francisco de Velasco. El interior, merece la pena ser visitado, ya que alberga gratas sorpresas: desde la pila bautismal, hasta las diferentes bóvedas y el altar.
    Por otra parte, si damos una vuelta sosegada por el pueblo, podremos observar varios escudos, destacando especialmente uno en el Barrio de la calleja. Todo esto aderezado con modernas esculturas y zonas ajardinadas. En la parte norte del pueblo se halla el polideportivo y su frontón junto a la residencia de ancianos.
    Bueno, la plaza mayor tampoco desmerece.
    Para finalizar, dejo aqui el enlace del blog anteriormente citado para quien desee conocer algo más. (http://salinasdp.blogspot.com.es/).
    Un cordial saludo.
    Iñaki T.

    Responder
    1. César Autor

      Buenos dias, Iñaki
      En primer lugar, quiero agradecerte tu amable comentario sobre mi blog; tal y como escribía en el artículo, Salinas en un pueblo por el que he pasado en innumerables ocasiones pero nunca había hecho un alto en el mismo. Y la verdad es que merece la pena la visita!
      Voy a entrar en tu blog porque seguro que es interesante; cualquier tema relacionado con la Montaña Palentina me llama la atención y doy por seguro que disfrutaré con ello.
      Por último, quiero agradecerte tus comentarios al artículo porque lo enriquece notablemente.
      Un cordial saludo,
      César.

      Responder
  4. Miguel Calderón Estalayo

    Hola César:
    He descubierto con satisfación tu blog y alabo tu interés así como tus acertadas y objetivas opiniones sobre el que fue y es nuestro primer y pequeño mundo, el que gira en torno a la bastante desconocida “montaña palentina”, que también es mi querida y vieja tierra.
    En fin, todo ello ha sido posible a través del Blog de Amigos de Salinas de Pisuerga que ha creado y alimenta desde hace tiempo con mucha ilusión mi amigo Iñaki.
    Te diré que yo soy el modesto autor de los relatos que aparecen en dicho blog y aunque resido en Valencia, dado que estoy jubilado, paso siempre en la montaña palentina todos los veranos donde recargo la otra parte de la batería, esa que se va consumiendo lentamente corroída por el óxido del tiempo.
    Como te ha dicho Iñaki, la iglesia de Salinas es grande y desproporcionada para lo que es el pueblo aunque no menos cierto que antaño, aunque no muy lejos, tuvo más habitantes que ahora.(El árbol que se ve delante no es un roble pero eso no importa ahora).
    Pensamos que la razón de tales dimensiones no puede ser otra que la aportación económica hecha en el siglo XVI por la familia de los Velasco (padre e hijo) que fueron bastante buenos virreyes de México y Perú.
    De hecho, su arquitectura externa muestra claramente los añadidos que se hicieron a la iglesia anterior y donde aún queda un único canecillo, supuestamente un resto del románico.
    Fue Felipe III, quien creó y les concedió a los Velasco (procedentes de Carrión de los Condes) el marquesado de Salinas de Pisuerga, título que aún existe pero que en su día no les pareció suficientemente adecuado y digno para sus méritos y tareas coloniales pacificadoras (creo que con cierta razón).
    Bueno, ánimo y gracias por todo lo publicado.
    Un cordial saludo de Miguel Calderón.

    Responder
    1. César Autor

      Buenos dias, Miguel
      Un placer leer tu comentario, principalmente por la excelente información que aporta pero, indudablemente, por tus amables palablas sobre mi blog. Siempre es gratificante saber que hay personas a las que le gusta lo que uno escribe, con el fin de dar a conocer la maravillosa Montaña Palentina.
      Un cordial saludo,
      César.

      Responder

Deja un comentario