Nos vamos de retiro espiritual…..la Abadía de Lebanza.

La entrada de hoy se va referir a un lugar donde he estado innumerables veces, dada la cercanía del mismo a San Salvador de Cantamuda. Es un lugar donde se respira tranquilidad, situado en un paisaje espectacular, con lo que entiendo perfectamente que hace muchos, muchos siglos ciertos personajes históricos eligieran este emplazamiento para erigir diferentes construcciones, como veremos a lo largo del artículo.

Abadia de Lebanza

Llegando a la Abadía de Lebanza
rumbonortepalentino.com

Comenzamos pues la visita a la Abadía de Santa María de Lebanza y a su extensa historia.

Está situada en un valle que se abre en dirección oeste desde San Salvador de Cantamuda, distando tan solo 5 km. de esta localidad; un único núcleo urbano nos encontraremos a lo largo de la estrecha carretera que conduce a nuestro destino, y no es otro que Lebanza; se trata de un pequeño pueblecito rodeado de verdes montañas y de bosques de robles y hayas, característica común del paisaje perniano, con el rumor del agua del arroyo Lebanza sonando de fondo; como ya te puedes imaginar, cualquier síntoma de estrés que padezcas pasará al recuerdo inmediatamente…..

Al final de la carretera y en la zona donde se cierra el valle, encontramos la Abadía de Lebanza; no es un único edificio, como cabría esperar, sino un conjunto de ellos. Pero vamos a conocer antes de nada sus orígenes.

Allá por los primeros tiempos de la Reconquista, en el siglo X,  en este lugar se erigió una ermita mozárabe. Son tiempos en que tanto la comarca de Liébana (nuestros vecinos del otro lado de la montaña) como La Pernía eran un cúmulo de pequeños asentamientos humanos, donde se construían pequeños templos. En este caso, los fundadores del monasterio de Santa María de Lebanza fueron unos condes lebaniegos, Alfonso Díaz y su mujer Justa, el año 932; precisamente estos condes fueron también los fundadores de otra iglesia situada en Liébana, Santa María de Lebeña, cuyo destino era la custodia de los restos de Santo Toribio de Liébana.

En cuanto a su nombre, originalmente fue conocido como “Nebantia; unos se inclinan por la teoría de que procede del latín “levare” (levantar, alzar), mientras que otros lo asocian al arroyo Nevandi, situado en la cercana localidad lebaniega de Espinama. En cualquier caso, el nombre original de Nebantia fue modificándose a Labancia y Lebancia, hasta llegar en último extremo a conocerse por Lebanza.

En el siglo XII el Obispo Raimundo, primer conde de La Pernía, edificó sobre la construcción original una iglesia románica, una de tantas que han poblado el norte palentino; Raimundo concedió 10 días de perdón a quien trabajase en la reconstrucción del monasterio y 20 días en caso de que aportasen carro y bueyes….como ves, la mano de obra “barata” existía ya hace 900 años!!! Desgraciadamente, nada se ha conservado del edificio original, salvo un par de capiteles.

El edificio actual data del siglo XVIII, y fue mandado construir por Calos III, conocido por ser “el mejor alcalde de Madrid”; no puedo opinar sobre si ese calificativo fue acertado, pero lo que está fuera de  toda duda es que tuvo acierto para elegir el lugar del emplazamiento de la nueva edificación. El monarca, ferviente devoto de la virgen de este lugar, encarga la construcción a Francisco Sabatini, quien la finaliza en 1787.

Abadía de Lebanza

Construcciones de la Abadía de Lebanza
rumbonortepalentino.com

Pasan los años y se produce  la desamortización de Mendizábal en 1836 (posiblemente este nombre te evoca igual que a mí recuerdos de épocas estudiantiles….); A partir de ese momento, el edificio y las tierras anexas al mismo paran a ser propiedad privada, puesto que el objeto de la desamortización era acabar con la existencia de bienes raíces “amortizados” o en “manos muertas”; dicho de otra forma, terminar con las inmensas propiedades en poder de la Iglesia que tan poco productivas eran y que no podían ser objeto de compraventa en el mercado.

Hacia 1940 la Iglesia recupera su propiedad a través de la Diócesis de Palencia, dada la estrecha ligazón entre Estado e Iglesia durante la etapa franquista. Es en esos años cuando se consolida como un Seminario diocesano. El aislamiento por la nieve en invierno del seminario hace obligada la construcción de otros cuatro edificios anexos, para ser utilizados como cuadras, panadería, etc.

Abadía de Lebanza

Construcciones de la Abadía de Lebanza

A finales de los años 60, el Seminario deja de prestar servicio, utilizándose solamente como Seminario de verano, donde se impartían cursos y charlas de diferente índole. Hoy en día se han reformado algunas cubiertas de los edificios y se utiliza tan solo en la época estival para organizar campamentos y como alojamiento de verano.

Para la visita a este precioso lugar, te recomiendo que dejes el coche en el pueblecito de Lebanza y que subas andando por la carretera; son tan solo son 3 kms. hasta la Abadía, con lo que se trata de un simple paseo. El camino de vuelta es muy precioso, pues se contempla al fondo la Sierra de Peñalabra, Peña Tremaya en un plano intermedio, todo ello entre verdes pastizales donde pacen habitualmente vacas y caballos….insisto: una gozada……y encima el camino de vuelta es cuesta abajo!!!!

Cada vez que subo hasta aquí, y son muchas veces las que lo hago a lo largo del año, me produce tristeza ver este espacio prácticamente desaprovechado. Es una pena que no se destinen recursos a reformar y adecuar correctamente el emplazamiento, al objeto de potenciar que la gente lo conozca y disfrute de uno de los rincones más bellos, recónditos, y tranquilos de la montaña palentina.

Sigue tu norte!!!

17 pensamientos en “Nos vamos de retiro espiritual…..la Abadía de Lebanza.

  1. M.R.P.

    Me llama la atención que el Monarca Carlos III, para mí el mejor Rey que ha podido tener Madrid debido a las innumerables construcciones y reformas que mandó hacer en la Villa bajo su reinado, eligiera este maravilloso emplazamiento para construir esta grandiosa edificación. si Carlos III mostró especial interés por estas tierras….por algo será!
    Gracias César por compartir con todos nosotros tu cultura y tus experiencias!!! Hasta la próxima…..

    Responder
    1. César Autor

      Ya conoces aquellos parajes, así que coincidimos en que el amigo Carlos III tuvo buen gusto en la elección del lugar….
      Muchas gracias por tus palabras, Marta!

      Responder
  2. vidalaesgalla

    Precioso lugar!!! una pena que los feos edificios no ayuden a convertirlo en un precioso conjunto… recuerdo la desilusión que me llevé al visitarlo por primera vez… me había hecho una idea idílica del lugar al leer aquel “Abadía de Lebanza” en el mapa… y, si, el paraje es una preciosidad, pero la Abadía es tirando a fea, je, je, je… pero bueno, todo no se puede, je, je, je… remate de oro a la visita si nos animamos a subir a Peña Carazo desde allí… y si ya hacemos una circular desde Lebanza por el Chozo de las Arroyacas nos quedará una jornada montañera de libro!… Sigue tu norte a esgalla!!! un abrazo César!!! 😉

    Responder
    1. César Autor

      Coincido contigo en que a mí de siempre me resultaba muy atrayente el nombre de “abadía de Lebanza”….no sé porqué, pero me parecía que debía ser un lugar como de cuento, entre brumas, rodeado de montañas y casi fantástico, y con un precioso edificio de piedra….realmente la ubicación es estupenda pero las edificaciones que allí se hicieron dejan mucho que desear (en mi modesta opinión).
      En cuanto a lo de Peña Carazo, una ruta estupenda. Además, ya que estamos al ladito podemos hacer también la Horca de Lores, que nos pilla a tiro de piedra….
      Un abrazo, amigo!!

      Responder
  3. Antonio

    Hola Cesar, ya te echábamos de menos, muy interesante todo lo que cuentas sobre la Abadía, he estado allí un monton de veces y no sabía la mitad de las cosas.
    Un abrazo.
    Antonio.

    Responder
    1. César Autor

      La verdad que me gustaría poder escribir más artículos, pero ando últimamente justísimo de tiempo porque estoy con mil frentes abiertos.No obstante, siempre intentaré sacar un rato para escribir y contar cosas de la montaña, porque me encanta!!!
      Gracias por tu comentario y un fuerte abrazo, Antonio.

      Responder
  4. Verena

    Hola de nuevo César!
    Vuelven mis recuerdos de infancia cuando en la fiesta de San Justo y después de una opípara comida subíamos a la Abadía.
    Desde la Oficina y lamentablemente, son muchos los turistas que vienen con mucha ilusión a conocerlo creyendo que se van a encontrar un edificio de gran interés cultural.

    Responder
    1. César Autor

      Hola, Verena!
      Me alegro de que ese post te haya traído buenos recuerdos. En cuanto al edificio….qué decir! Suena tan bonito eso de “Abadía de Lebanza”…..la realidad es bien distinta.
      Un abrazo!!!

      Responder
    1. César Autor

      Afortunadamente, tengo tirria a muy pocas cosas porque prefiero disfrutar de los mil aspectos positivos que tiene la vida….Es así de sencillo.

      Responder
  5. Antonio Mártinez

    Buenas tardes, César. Te agradecería me dijeses si es posible visitar el Monasterio de Lebanza por dentro. Te diré que tengo documentos de mi abuela fechados en el año 1941 y 1942, que demuestran que estuvo allí esos años y que entonces era un Sanatorio Penitenciario de Mujeres. Un saludo.

    Responder
    1. César Autor

      Buenas tardes, Antonio.
      No te lo puedo asegurar, pero hay ciertos dias durante el verano que está abierto; incluso creo que existe la posiblidad de visitarlo previa petición.
      Se me ocurre que te pongas en contacto con el Centro de Recepción de visitantes de La Pernía, situado en el Ayuntamiento de San Salvador de Cantamuda; la persona que se ocupa de la gestión del turismo en la zona se llama Adara y estoy seguro de que ella te podrá asesorar y ayudar en lo que necesites… Su teléfono de contacto es 620.75.54.27

      Espero que te sea de utilidad.
      Un saludo,
      César.

      Responder
      1. Antonio Martínez

        Muchas gracias, César. He hablado con Adara y se ha mostrado muy amable e interesada. Si lo he entendido bien, la propiedad la tiene alquilada la Iglesia a un particular para uso agrario. Adara me ha puesto en contacto con la persona encargada, con quién también he hablado, y me ha dicho que lo consultará. En pocos días sabré si es posible o no visitar la Abadía por dentro. Con gusto te iré informando.
        Un saludo y reitero mi agradecimiento.
        Antonio

        Responder

Deja un comentario