El zorro: mucha astucia en un pequeño cuerpo

Vamos a conocer hoy uno de los animales que más se prodigan por la montaña palentina; puede ser visto frecuentemente y no precisamente en lugares remotos o inaccesibles para cualquiera de nosotros. Se trata del zorro.

Lo primero que vamos a hacer es ir a las presentaciones: su nombre en términos científicos es “Vulpes vulpes”. En cuanto a su morfología, tiene un tamaño similar a un perro mediano (calcula unos 40 cm.de alzada), destacando la longitud de su cola respecto al resto del cuerpo (entre 30 y 50 cm.). Tiene el hocico muy puntiagudo y las orejas grandes y de forma triangular. El pelaje es muy espeso y suave y de color pardo-rojizo, siendo mucho más claro en la parte inferior; una vez al año lo muda, teniendo lugar en la época de mayor bonanza climatológica (de mayo a septiembre). Su peso está alrededor de los 10 kilos, con lo que no se trata de un animal muy potente físicamente; no obstante, la falta de fuerza  la suple con dos sentidos especialmente desarrollados: el oído y el olfato, que hacen de él un gran cazador nocturno.

Zorro olfateando...

Zorro olfateando…

En cuanto a su huella, el zorro presenta manos con cinco dedos de los que se impresionan solamente cuatro, ya que uno está situado bastante arriba. Además de las almohadillas de los dedos, y de las cuatro patas, se marcan las uñas (no son retráctiles) y una almohadilla principal. Las huellas, de 5 cm de largo y 3-4 de ancho, son muy similares a las de un perro pequeño, aunque la trasera es más estrecha, lo que le confiere un aspecto alargado. En la delantera los dedos están más abiertos, por lo que es más ancha y tiene un aspecto relativamente más redondeado que la trasera. Generalmente se desplaza al trote y con las huellas en posición oblicua a la dirección en que se desplaza. La separación entre dos huellas consecutivas es de unos 30 cm. A continuación puedes observar una comparativa de las huellas del zorro, respecto a la del lobo y el perro.

Fuente: www.vivelanaturaleza.com

Fuente: www.vivelanaturaleza.com

Es un animal omnívoro, con lo que se alimenta de casi cualquier cosa que encuentre en su zona de asentamiento: desde conejos y liebres, o pequeños roedores como ratones y topos, pasando por huevos y pequeñas aves, hasta frutos y bayas en el otoño; incluso se alimenta de desechos de la alimentación del hombre, con lo que no es raro verlo muy cerca de asentamientos urbanos….a primeras horas de la noche lo he podido ver a escasos metros de mi casa.

En cuanto a su hábitat, le gusta vivir en zonas boscosas, aunque como es un animal muy “versátil” no es nada raro verle en parajes abiertos, tales como páramos o pequeñas lomas. Durante las horas de luz suele permanecer agazapado en los recovecos del terreno o en pequeñas oquedades, para salir de caza en cuanto se pone el sol. La época de cría, como ya te puedes imaginar, es hacia abril o mayo, estando los pequeños zorrillos guarecidos en madrigueras subterráneas, que tienen más de una comunicación con el espacio exterior. Los zorros muy raramente recorren grandes distancias para cambiar de territorio, con lo que apenas salen de la zona donde nacieron.

Zorro "posando" a cámara

Zorro “posando” a cámara

Por último, ¿sabías que al ladrido del zorro se le llama tauteo? Además, según he leído en diferentes fuentes, el macho “ladra”, mientras que la hembra “chilla”.

No quiero terminar el artículo sin agradecer  a mi vecino y amigo José Antonio la cesión de las dos preciosas fotos del protagonista de la entrada de hoy.

Sigue tu norte!!!

4 pensamientos en “El zorro: mucha astucia en un pequeño cuerpo

    1. César Autor

      Muchas gracias, Ferni. Sé que te encantan los animales, asi que me alegro de que te haya parecido interesante.
      Un abrazo

      Responder
  1. Toño Gutierrez

    Muy bueno, ya sabes lo que yo quiero a los zorrilos, a ver si poco a poco la gente se conciencia y se le deja de considerar solo como una alimaña.
    Un abrazo.

    Responder
    1. César Autor

      Es que los zorrillos son auténticos…..Forman parte de nuestro entorno natural y como tal, hay que preservarlos. Gracias de nuevo por tus estupendas fotos!!!!
      Un abrazo.

      Responder

Deja un comentario