El Museo de Piedad Isla

Nos vamos de museo, y desde luego, el que visitaremos hoy es uno muy especial: El Museo Etnográfico Piedad Isla.

Seguro que te viene a la mente una primera cuestión: y esta señora ¿quien es?…Pues es una persona a la que sin haberla conocido personalmente, te puedo decir que me cae bien, así de entrada. Piedad Isla fue una mujer de Cervera de Pisuerga que durante más de 40 años se dedicó a hacer fotografías (se estima en unas 150.000 el número de las realizadas, y no eran digitales, por supuesto) y a recopilar objetos de los pueblos de la Montaña Palentina por donde transitaba. Te puedes imaginar que ser fotógrafa en aquellos años y más en un pueblo, era algo, cuando menos, extraño…

Fuente:elnortedecastilla.es

Fuente:elnortedecastilla.es

El museo está situado en Cervera de Pisuerga, concretamente en la Plaza de la Cruz, un interesante rincón de esta localidad. A un costado de la placita hay una casona, que perteneció a un personaje ilustre de Cervera, llamado Gutiérre Pérez de Mier (no falta una zeta en el nombre, se llamaba realmente así); era el Camarero de los Condestables de Castilla durante el tramo final del siglo XV. Posiblemente volvamos a nombrarlo en más ocasiones en otras entradas….

Estábamos ya en la puerta de entrada; ¿que es lo que encierra este museo? De forma muy resumida: más de 2.000 objetos (has leído bien, no hay una errata en mi texto), 300 fotografías, pero sobre todo la esencia de la vida en los pueblos de la comarca montañesa durante gran parte del siglo XX.

Te adelanto con algo más de detalle lo que puedes ver al acceder a su interior: aparte de lo bonita que es la casa, toda en piedra y madera, vas a “tele-transportarte” al siglo pasado; según lo que mi intuición me dice, básicamente a los años cincuenta y sesenta. Hay objetos más antiguos, pero el grueso yo lo encuadraría en esos años. Además, las fotografías expuestas son simplemente preciosas!!!

Vas a poder ver de esta forma objetos (muchísimos) que se utilizaban en diferentes oficios (herrero, carpintero, zapatero, pastor, etc.), así como multitud de útiles domésticos que se utilizaban por aquel entonces en todos los hogares para elaborar el pan, los licores, el queso, etc.

Fuente:cerveradepisuerga.es

Fuente:cerveradepisuerga.es

En las ocasiones que lo he visitado, siempre me venía a la cabeza el mismo pensamiento: lo habilidosos y autónomos que eran nuestros antepasados para desarrollar su vida diaria y lo torpes y dependientes que somos casi todos nosotros ahora; desde luego, en mí hay un gran exponente de tales características, lo reconozco. Me sorprende la destreza y la imaginación que tenían, logrando que en aquella época los utensilios durasen muchísimo tiempo y, en caso de que se estropeasen, los arreglaban y volvían a funcionar. Hoy en día todo es diferente: la vorágine del consumismo terminó con todo eso; no digo que sea malo ni bueno, simplemente constato esa realidad y, sinceramente, creo que ambos modelos tienen sus pros y sus contras.

Además de todo lo anterior, podrás contemplar cómo eran los juguetes de los niños de aquella época (de los pocos afortunados que los tenían, claro), qué utensilios se utilizaban para pescar y cazar, para elaborar la lana y otras mil cosas más que prefiero veas con tus propios ojos.

Visité este museo la última vez con mis padres y pude ver cómo disfrutaban viendo todos aquellos objetos que habían formado parte de su infancia y de su juventud; esa experiencia de volver a ver con sus propios ojos cosas que estaban en su recuerdo desde hacía cuarenta o cincuenta años bien vale la pena este artículo, al objeto de que más gente tenga la posibilidad de verlo y sentirlo. Te animo a que lo visites con personas de edad avanzada, cuanto más mayores, mejor. Sobre todo, fíjate en sus ojos….

Hablemos ahora de precios: he estado en museos que no le hacen sombra ni de lejos a este, donde te sacan 5 ó 6 euros y apenas dura la visita quince aburridos minutos. Este cuesta “la friolera” de 2 euros para adultos y, desde luego, los guías que lo enseñan son excepcionales; hago un inciso: poco a poco me irás conociendo y si escribo en este blog un halago sobre alguien es que, en mi opinión, realmente lo merece.

Espero que te animes y lo visites, mejor acompañado de personas cuya edad supere los 70 años…ya te anticipo que les gustará y que a la salida seguirán comentando las cosas que vieron en su interior.

Sigue tu norte!!!

Deja un comentario