Centro de Interpretación de la Minería: un recuerdo para el motor de la economía montañesa.

La entrada de hoy quiero dedicarla a una de tantas visitas de interés existentes  en  nuestra comarca;  se trata del  Centro de Interpretación de la Minería, localizado en Barruelo de Santullán. Dado que la montaña palentina ha dependido económicamente de la explotación minera del carbón durante 150 años, me parece necesario dar a conocer tanto el Centro de Interpretación propiamente dicho, como la mina visitable situada a las afueras de dicha localidad.

El Centro de lnterpretación de la Minería está ubicado en las antiguas escuelas de Barruelo, contando con tres plantas de exposición. Mediante diferentes videos y aplicaciones en pantallas  táctiles, podemos aprender de forma fácil y amena cómo se fueron formando los yacimientos de carbón, así como su disposición en la corteza terrestre. Es realmente interesante, porque muchas veces no nos cuestionamos el cómo y el por qué de las cosas; en mi opinión, tener curiosidad  y querer saber cada día un poco más de lo que nos rodea nos enriquece enormemente.

Entrada al museo minero de Barruelo

Entrada al museo minero de Barruelo

En ese centro también podremos descubrir cómo es el interior de una mina, cuáles son los diferentes oficios mineros, las herramientas y máquinas que se utilizaban, etc.; en este punto, quiero resaltar una maqueta realmente interesante del Pozo Calero (el más conocido de toda la zona), donde te puedes  hacer idea muy aproximada de la estructura de una mina, así como ser consciente de las durísimas condiciones de trabajo de las personas que trabajaban en ella.Maqueta museo minero Barruelo

Además, hay un audiovisual muy didáctico donde se explica de forma clara y muy amena la historia de una las obras de ingeniería industrial más innovadoras de Europa durante el siglo XIX: el canal subterráneo de Orbó. Consistía en un canal de nada más y nada menos que 2 Kms.de longitud que se diseñó y construyó el ingeniero guipuzcoano Mariano Zuaznavar para transportar el carbón por un canal de agua desde el interior de la mina hasta el exterior.Canal de Orbó

Para finalizar, existe un mirador en la planta superior desde donde podremos tener una vista panorámica de las instalaciones mineras contiguas al propio Museo.

En cuanto a la mina visitable, te permitirá visualizar con tus propios ojos la estructura  de una mina,  así como las principales tareas que se realizaban en su interior. Se muestran los tipos de entibación más frecuentes en la zona de Barruelo, y podremos contemplar cómo eran las galerías, cómo se transportaba el mineral extraído así como la forma  en que se hacía el frente de avance, mediante martillos perforadores y explosivos.

Lo realmente impactante para mí es que a la salida únicamente “te puedes hacer una idea” de las condiciones en que desarrollaban su trabajo los mineros; he querido entrecomillar parte de la frase anterior porque es imposible conocer realmente las durísimas condiciones de trabajo que los mineros soportaban trabajando casi 500 metros bajo tierra, dado que tan solo estamos viendo una recreación. Las sensaciones que tenemos en la réplica de la mina, debido  a la buena ambientación lograda en ella, son impactantes, pero en este caso aplica totalmente aquello de que “la realidad supera la ficción”.Entrada mina visitable Barruelo

Hace un par de meses tuve el  enorme privilegio de bajar a un pozo minero real de Asturias, el pozo  San Nicolás,  y te aseguro que estar a 550 metros bajo tierra con los mineros trabajando a tu lado es algo que impacta y sobrecoge: es una experiencia realmente inolvidable. Hoy en día hay una diferencia abismal  entre las condiciones de trabajo y de seguridad que existen en la mina respecto a las existentes hace tan solo unas décadas, con lo que no quiero ni pensar en cómo era cada día de trabajo para un minero por aquel entonces.

Me gustaría que esta entrada del blog sirviera como recordatorio y modesto homenaje a todos aquellos que trabajaron en las explotaciones mineras de la montaña palentina; por supuesto, te recomiendo que hagas una visita a estos  dos centros porque te va a resultar, cuando menos, de mucho interés.

Sigue tu norte!!!

 

 

6 pensamientos en “Centro de Interpretación de la Minería: un recuerdo para el motor de la economía montañesa.

  1. MARTA

    Quería darte la “doble” enhorabuena, primero por volver a deleitarnos con una nueva entrada en tu blog y en segundo lugar por este “pequeño” homenaje que haces a los mineros con el tema elegido ya que nos hemos podido hacer una idea más certera de las condiciones tan duras en las que trabajaban. Muchas gracias y adelante!!!!

    Responder
    1. César Autor

      Mil gracias, tanto por tus ánimos para que escriba más a menudo en el blog como por tus constantes palabras de elogio de la montaña palentina. La hemos disfrutado juntos en bastantes ocasiones y esto no ha hecho más que empezar!!!
      Un beso, Marta.

      Responder
  2. Antonio

    Hola Cesar, mi padre trabajó en San Salvador en la mina de Sanfesa que estaba junto al puente nuevo, y aunque él no fué picador si que sufrió un accidente al entrar a sacar a unos compañeros que habian quedado atrapados tras una explosión de gas grisú, hubo otra y esa le pilló a él dentro, cuado le sacaron le dieron por muerto, por suete no fué así pero otros cuatro sí que perdieron la vida, otros dos tios mios murieron de silicosis por culpa de la mina así que se bien de lo que hablas y de la dureza de la mineria.
    Te agradezco este pequeño homenaje a los mineros por la parte que a mí me toca.
    Un abrazo.
    Antonio.

    Responder
    1. César Autor

      Posiblemente mucha gente no pueda hacerse una idea de la dureza que implica trabajar allí abajo, de ahí mi intención de trasladar las sensaciones que puede aportar la visita al museo de Barruelo. Tal y como indicaba en la entrada, tuve el privilegio de poder bajar a una mina real el pasado mes de marzo y fue una experiencia que nunca olvidaré; al lado de aquel día que bajé al pozo asturiano, la visita al museo es prácticamente un juego de niños. Y aún así, en absoluto te deja indiferente!!
      Un abrazo, Antonio.

      Responder

Deja un comentario